1920x1080-01-MUZOON-ALMELLEHAN-1.jpg

Muzoon Almellehan

“Mi querido compañero refugiado, nunca dejes de aprender, nunca dejes de soñar. Nunca pierdas la esperanza”. Así comienza la carta que Muzoon Almellehan dedica a los niños y niñas que sufren los estragos de los conflictos armados. Ella también tuvo que huir. Con 14 años escapó de Siria con su familia, rumbo a un campo refugiados en Jordania. Como equipaje llevaba solo lo imprescindible para ella: sus libros del colegio. “La educación da esperanza y estabilidad, porque la educación significa futuro”, afirma. Durante los tres años que pasó en campos de refugiados, luchó por concienciar a las familias de que los niños y las niñas debían continuar estudiando. Su inspiradora historia, su valentía y su firme defensa de la educación han hecho que muchos se refieran a ella como la ‘Malala siria’. En 2017 se convirtió en la primera Embajadora de buena voluntad de Unicef con estatus de refugiada. En la actualidad reside en Reino Unido, donde estudia Relaciones Internacionales. “Mi mensaje para los líderes mundiales y los organismos internacionales es que es deben centrar su esfuerzo en que los niños y niñas tengan acceso a una educación de calidad, sea cual sea la situación en la que se encuentren”, concluye.

https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/solo-la-educacion-nos-da-esperanza-y-futuro-muzoon-almellehan/